Año 3, número 2: febrero 2012 (e.·. v.·.)

Biografía:
Q.·. H.·. Antonio Guzmán Blanco

Trazados de la R.·. L.·. Lautaro 197:
La Posición de la Jerarquía Eclesiástica (católica) ante la Independencia de Latinoamérica

Laicismo:
Laicidad. Laico. Laicismo. Laicista.

Principios:
Principios e Ideales Masónicos

Minuto Masónico:
El Crisol de la Masonería

Preguntas y Respuestas


NO ME OLVIDES…

Hemos considerado agregar a nuestro sitio web un fondo atractivo, además de ser profundamente simbólico, pues la flor que la adorna es la pequeña y modesta flor “no me olvides”. Tiene cinco pétalos y su centro pareciera un pentagrama resplandeciente de colores blanco y amarillo. Generalmente es azul claro o blanco y crece en grupos, dado que sus semillas pequeñitas son dispersadas por el viento en los terrenos grandes.

En el significado de las flores, la flor no me olvides, simboliza a la amistad y al amante eterno. Pero tómese esa breve descripción para saber que durante la persecución y prohibición de la francmasonería por el régimen nazi de Hitler, los masones continuaron reuniéndose y celebrando sus rituales en secreto. La escuadra y el compás no era un buen símbolo a usar en aquel entonces así que, para poder reconocerse entre ellos, la pequeña flor azul “no me olvides” (blue forget me not) fue elegida como emblema masónico.


EL VISITADOR

Q.·. H.·. Rubén Darío

Rubén Darío nació en Metapa, hoy, Ciudad Darío, Matagalpa, Nicaragua, el 18 de Enero de 1867

y muere en León, el 6 de Febrero de 1916). Félix Rubén García Sarmiento, conocido como Rubén Darío, Poeta, periodista y diplomático nicaragüense es considerado como el Príncipe de las Letras Castellanas y junto a nuestro Apóstol José Martí los iniciadores del Modernismo dentro de la poesía.

Fue iniciado en la masonería a los 41 años de edad, el viernes 24 de enero de 1907, en la Logia Progreso N° 1, de Managua.

Fue apadrinado por el poeta Manuel Maldonado, quien junto con Santiago Arguello y el hermano Darío, se consideraban los tres más grandes poetas de Nicaragua.

A su iniciación acudieron masones de todo Centroamérica y aún de los Estados Unidos. Entre otros masones nicaragüenses, asistieron los doctores: Rodolfo Espinoza, Juan Francisco Gutiérrez, Manuel Maldonado, Rafael Zenón Rivera, Manuel Reyes Mayorga, Emilio Espinoza, Francisco López Bravo y otros. Entre los centroamericanos, el político guatemalteco Juan Ponciano, el candidato a la presidencia de Guatemala General José León Castillo, el salvadoreño Dr. Fernando Cornejo, el ex presidente de Honduras Policarpo Bonilla y sus coterráneos General Guadalupe Reyes, Dr. Ricardo Alduvín y Paulino Valladares; entre los costarricenses, el profesor Virgilio Salazar y Don Juan Bautista Jiménez. Entre los españoles, los Dres. Vicente Piñera Rubín, Vicente Rodríguez, José Gómez y José Robles; FRANCESES: Enrique Dreyfus y Fernando Levy; alemanes: Ricardo Susman y Francisco Brockman; ingleses: Carlos Harding y Carlos Overend; Don Angel Caligaris, italiano; y, don Nicolás Delaney, norteamericano. Vino también el famoso escritor y filósofo don Emilio Castelar.

El Venerable Maestro de la Logia Progreso era en ese año el Gran hermano Federico López. El ilustre hermano Dionisio Martínez Sanz, actuó como Segundo Vigilante.

Cuenta Darío en su autobiografía:

… En La vida de Rubén Darío contada por él mismo (1915, cap. X), su autor —refiriéndose a su adolescencia en León, cuando tenía trece años y era redactor del periódico La Verdad—, consigna: “Cayó en mis manos un libro de masonería y me dio por ser masón, y llegaron a serme familiares Hiram, el Templo, los Caballeros Kadosh, el mandil, la escuadra, el compás, las baterías y toda la endiablada y simbólica liturgia de esos terribles ingenuos”. No podía ser masón oficialmente por su edad, pero la cultura en León —donde Máximo Jerez había fundado una Logia en los años cuarenta del siglo XIX—, gravitaba sobre él. No se olvide que entonces vivía su breve periodo anticlerical, mejor dicho, de enfant terrible.

El ilustrado y políglota polaco José Leonard y Bertholet —a quien llama “mi profesor” en su autobiografía— acrecentó el entusiasmo masónico de Rubén. Así lo reconoce Edelberto Torres: “Su discípulo lee mucho y con interés la atingencia que tiene el ritual masónico en el mundo oculto, y porque los grandes liberales de la época pertenecen a la secreta fraternidad. Como todo lo misterioso, el secreto masónico tuvo para él un atractivo insinuante”. Se refiere el biógrafo a 1881 y 1882, año en que Leonard fundó dos logias: una en Managua y otra en Granada…

… Darío omite su ingreso formal a la masonería, ocurrida la noche del viernes 24 de enero de 1907 en Managua. Un documento poco conocido es la fuente de este hecho. Su autor: el español establecido en Nicaragua, Dionisio Martínez Sanz (1879-1971), hacendado e industrial (tuvo una fábrica: “La Nutritiva”) y, sobre todo, explorador de los volcanes de Nicaragua. Tres publicaciones dejó: Ríos de oro, torrentes de lava (Managua, Tipografía Heuberger, 1951), Montañas que arden (León, Editorial Hospicio, 1963), ambas crónicas; y Setenta años por Nicaragua (Managua, Editorial Unión, 1970).

He aquí dicho documento que prueba el ingreso aludido, no sin antes informar que si bien Leonard había sido su mentor para iniciarse en la masonería, a Manuel Maldonado le correspondió apadrinarlo. Así fue presentada su solicitud con la firma de los tres principales miembros de la Logia Progreso Nº 1 del Oriente de Managua. De acuerdo con los trámites de la votación de la Logia, Darío logró por unanimidad el ingreso con bolas blancas. No hubo, pues, ninguna bola negra que reprobara su conducta anterior de hombre bohemio, devoto del whisky y del champán, y también —como dice Lagos— “de los dorados faisanes femeninos”. Sólo se tuvo en cuenta la trascendencia del poeta ecuménico, o más precisamente, del mundo hispánico.

Martínez Sanz, uno de los dignatarios de la Logia y encargado del ceremonial, registra en su curiosa crónica: “Después de seguir una larga información y pasar por todos los trámites de rigor, con algunas discusiones en pro o inconveniencia de la admisión, sometidas a la balanza, naturalmente que Rubén Darío salió triunfante. Pesaban mucho más sus cualidades de genio y grandeza de espíritu, que sus debilidades humanas.

Efectuados los balotajes en diferentes sesiones, siempre salió favorecido con sólo bolas blancas, cosa indispensable para ser admitido en la masonería; pues en esa institución no puede entrar quien las obtenga negras, aunque sea una sola. La noche del 24 de enero de 1907, día fijado para la ceremonia de iniciación, fue de gran pompa para la masonería nicaragüense; se puede asegurar que en las Logias de Nicaragua nunca se han juntado tantas personalidades como en esa noche. A la iniciación de Darío concurrieron personalidades de todo Centroamérica. De Guatemala, el eminente sabio y político don Juan Ponciano y el candidato a la presidencia de esa República, general don José León Castillo; de El Salvador, el doctor Fernando Cornejo; de Honduras, el ex presidente doctor Policarpo Bonilla, y el general Guadalupe Reyes y los doctores Ricardo Alduvín y Paulino Balladares; de Costa Rica, los profesores don Virgilio Salazar y don Juan Bautista Jiménez”…

SONATINA

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?

Los suspiros se escapan de su boca de fresa,

que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,

está mudo el teclado de su clave sonoro,

y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.

Parlanchina, la dueña dice cosas banales,

y vestido de rojo piruetea el bufón.

La princesa no ríe, la princesa no siente;

la princesa persigue por el cielo de Oriente

la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,

o en el que ha detenido su carroza argentina

para ver de sus ojos la dulzura de luz?

¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,

o en el que es soberano de los claros diamantes,

o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa

quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,

tener alas ligeras, bajo el cielo volar;

ir al sol por la escala luminosa de un rayo,

saludar a los lirios con los versos de mayo

o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,

ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,

ni los cisnes unánimes en el lago de azur.

Y están tristes las flores por la flor de la corte,

los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,

de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!

Está presa en sus oros, está presa en sus tules,

en la jaula de mármol del palacio real;

el palacio soberbio que vigilan los guardas,

que custodian cien negros con sus cien alabardas,

un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!

(La princesa está triste, la princesa está pálida)

¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!

¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,

—la princesa está pálida, la princesa está triste—,

más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;

en caballo, con alas, hacia acá se encamina,

en el cinto la espada y en la mano el azor,

el feliz caballero que te adora sin verte,

y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,

a encenderte los labios con un beso de amor».



Columna de la Armonía

Ludwig van Beethoven: Sinfonía Nº 8 en Fa mayor, Op. 93.

Orquesta Filarmónica de Viena
Dirección: Felix Weingartner
Fecha de Grabación: 25-26 de febrero de 1936

Licencia: Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0



© 2012

R.·. L.·. Lautaro Nº 197, Or.·. de Caracas, Venezuela.
Descargo de Responsabilidad

Anuncios