Albert Pike

Luego de haberse enraizado el Rito escocés en América del Norte específicamente los E. U. A. y ya entrado el siglo XIX un relevante masón norteamericano tuvo la feliz idea de reorganizar o reconstruir los rituales de los primeros 32 grados del Rito (4 al 32), obra tan importante fue idea de Albert Pike, nacido el 29 de diciembre de 1809 en Boston, estudio en la Universidad de Harvard donde a pesar de algunas dificultades económicas llega a vencer la carrera de leyes. Como militar también había participado primeramente en la guerra México-Norteamericana teniendo algunas participaciones ,en 1833 escribe artículos para el periódico de Arkansas “Adrocate” de Little Rock con el seudónimo de ”Casca” del cual fue su propietario en 1835 . Contrae matrimonio con la señorita Mary Ann Hamilton, el mismo año como abogado abre un bufete en Memphis donde es también editor del periódico Memphis Appeal. En 1870 se instala en Washington dando por terminada su carrera militar luego de que en la guerra de secesión de los EE.UU. Llega a General de Brigada, donde juzgado y condenado por traición según se plantea debido a excesos en sus facultades como militar y discrepancias con sus superiores, no obstante el 30 de agosto de 1865 recibió el perdón del presidente Andrew Johnson que era su hermano masón. Ambos mantuvieron una estrecha relación de amistad y hermandad que solo se rompería con la muerte. Cuando Johnson el día 20 de junio de 1867 asciende al grado 32 en la masonería escocesa le es dedicado a Pike un templo masónico en Washington, siendo el único militar masón que ostenta tal distinción.

Algunos escritores afirman que llegó a ser miembro del Ku Klux Klan sin olvidar su participación en la guerra de secesión como General sureño, aspectos negativos que de alguna forma empañan su existencia, aunque hechos posteriores niegan estas teorías. Alcanzó no obstante a ser reconocido por la Masonería con las más altas jerarquías del Rito Escocés, fue un destacado ensayista, escritor y abogado de renombre.

Como Masón se inicia en la Logia “Estrella del Este” n.1 en Little Rock en 1850, cinco años más tarde en 20 de marzo de 1855 recibe de manos del renombrado Albert G. Mackey los grados del 4 al 32 y seguidamente el 33 luego, es invitado a formar parte de una Comisión de solo cinco miembros para perfeccionar, reorganizar y preparar los rituales de los grados del 4 al 32 donde su labor es trascendental y que le vale llegar a ser elegido luego como Soberano Gran Comendador del grado 33 para la jurisdicción sur de los EE.UU. en 1859 cargo que ocupó por 32 años, hasta su muerte. Dedicó muchos años de su vida a estudio de los rituales recopilando su trabajo en una voluminosa y excelente obra llamada “Moral y Dogma del Rito escocés antiguo y aceptado” publicada en 1871 constituyendo una herramienta muy útil para el estudio de la real masonería y que a pesar de todo es por algunos mal interpretada sirviendo no obstante para lanzar fuertes ataques a los postulados de la Orden principalmente por parte de la Iglesia Católica dando lugar a la encíclica “Humanum Genus” del Papa León XIII
En este sentido se determinaría en alguna medida las futuras relaciones entre la Masonería y la Iglesia Católica en determinadas circunstancias, Pike Fallece el 2 de Abril de 1891 rindiéndosele exequias masónicas de acuerdo a su rango masónico en el “House of Temple” de Washington reconocido como uno de los masones de Norteamérica de más relevancia en la historia de la Orden e influyentes del siglo XIX a nivel mundial desde el punto de vista intelectual y esotérico.

Debemos en concepto de masones de este tiempo y lugar aclarar que su Obra cumbre la mencionada “Moral y Dogma” constituyó en su momento un elemento coordinador y de alguna manera regulador de lo que era en ese período el Rito Escocés Antiguo y Aceptado teniendo meritos relevantes para su época principalmente a los que seguían el rito en los EE.UU. y las obediencias fundadas por este en calidad de Grandes Logias y el Supremos Consejos Mundiales, Pike pretendió con su elevada cultura y conocimientos masónicos estructurar y reorganizar el Rito que estaba sumido en un “aparente caos” y una gran desorganización. Sucede que esa obra fue hecha y escrita en el siglo XIX para hombres con una formación cultural y masónica en ese momento y para los ciudadanos de ese país ,quiso con ese amplísimo escrito (casi 900 páginas) quiso darle su óptica y un mayor sentido a un sistema de grados algo dislocados y proveerle de un toque más “gnóstico” diría yo, con ese lenguaje decimonónico donde trata temas que aparentemente colisionan con los dictados de religiones que en su tiempo eran de cierta manera menos tolerantes que hoy.

Los conceptos que en su momento él consideraba como “moral” y “dogma” no se pueden dilucidar como se ven en la actualidad, lo que eran esos términos no es lo que son hoy día independientemente que se alejen de términos filosóficos y culturales actuales como “modernismo” o más actual aun “postmodernismo” utilizados hoy día por algunos como novedosos.
No obstante esta obra para al que ha podido analizarla y estudiarla le proveerá en alguna medida de un conocimiento general y amplio de las más disímiles interpretaciones que puede tener nuestro progresivo rito principalmente en su sentido bíblico, místico y filosófico, tanto más difícil para nosotros que además poseemos tan escasa literatura y que debemos leer todo lo que podamos para darle un enfoque masónico actual y universal y hoy por hoy a la actualidad cognoscitiva que debe poseer nuestra membresía.

Pienso que luego de la construcción de la Capilla de Rosslyn en el siglo XV por el gran William St Clair y su intención de trasmitir de manera misteriosa algunos elementos de la génesis de lo que es hoy nuestro rito plasmándolo en la arquitectura de esta “Capilla” sus muros, columnas y estructura develando secretos a solo algunos “iniciados “para esconderlo a los profanos de sus verdaderos objetivos y fines y que le venía dada por la Orden del Temple para trasmitir ese importante legado a los que continuarían la obra sublime de los masones con un sentido gnóstico y esotérico de lo que ha llegado a ser en la actualidad el Rito escocés antiguo y aceptado, teniendo como fin el mejoramiento, la perfección espiritual y moral del “iniciado” .
Siguiendo el tema solo acotamos lo que dice el historiador Niven St Clair descendiente directo de los St Clair del medioevo que “William St Clair construyó la capilla en una época en que los libros podían ser quemados o prohibidos, era necesario dejar un mensaje para la posteridad”, esto podría corroborar el hilo de nuestra teoría.

Lógicamente todo esto se logró es un proceso largo y complicado de la historia que duró siglos para su estructuración y culminación en el siglo XIX con la fundación del Supremo Consejo Madre del mundo del 33º y los aportes de muchos entre ellos Pike. Aparentemente donde se ha entroncado la cultura ,la filosofía ,la religión ,el folclore, la política y la época en lugares determinantes dándole un carácter evolutivo y progresivo a nuestros 33 niveles de conocimiento divididos en diferentes categorías y según su interpretación, por ejemplo en Cuba lo que es un ritual estructurado de 33 grados se ha limitado solamente a la transmisión de su ritual solo a 11 grados (los demás se dan por comunicación y sin ritual) en este sentido el candidato no tiene la posibilidad de recibir en toda su forma ni en toda su magnitud el ritual, cosa lamentable por lo que se necesita trasmitir y recibir. Soy de la opinión que de esta manera se ha hecho a la Orden un poco esquemática y frívola dando lugar a que muchos miembros se materialicen por la falta de elementos cognoscitivos (de ahí en alguna medida puede ser el decrecimiento de la membresía) y que no recibirá por ritual, por ende hoy día que muchos hermanos vean solo la parte física y sólida de las cosas obviando lo que de místico y espiritual posee nuestra Institución. Viéndose a diario en el bregar de los talleres y que se ha convertido a esto en un grave problema, ”la escasa transferencia de enseñanzas por falta de ritual” cuestión esta en la que debemos hacer hincapié. Aportándole más elementos al sentido místico de la Orden, recordemos que el G..A:.D:.U:. Desea que en cada ritual haya parte de los elementos que él pone a disposición del masón.

Actualmente luego del desarrollo progresivo de lo que constituye la doctrina de nuestro rito y manteniendo su esencia y fin, lo ideal es hacer del iniciado un hombre, un ciudadano de cualidades mejoradas y perfeccionadas a través de representaciones escenografitas y mensajes rituales. En el de cursar del tiempo y su estancia en logia donde debe ir puliendo y perfeccionando errores y pasiones que desde el punto de vista místico buscando un progreso activo. Toda vez que se siga el ejemplo de los más experimentados y su propia interpretación individual del ritual, por tanto este sistema con elementos filosóficos de sus 33 niveles de conocimiento combinados armoniosamente con la filantropía, el humanismo y la libertad de expresión, darán un mejor enfoque de su conducta en la sociedad, donde en un mundo de guerras pobreza y caos, el masón sea crisol de virtuosismo y ejemplo de dignidad , punto de mira de sus conciudadanos y modelo de vida ganándose así el respeto y la admiración de todos, trabajando por el progreso de la patria y la civilización de la humanidad. Siendo en este sentido nuestro rito método y modelo idóneo para el perfeccionamiento y la regeneración.

No cabe la menor duda que la obra masónica de Albert Pike ejerció notable influencia en el pensamiento decimonónico y que hoy día debe atemperarse al pensamiento actual del masón del siglo XXI y todo lo que su atmósfera exotérica conlleva.
Tomado del libro :”Mitos , leyendas y realidades del REAA:. del mismo autor

http://desdemiamimason.blogspot.com

Anuncios