José María España

El Primer Mártir de la Masonería Venezolana, el egregio patriota que deseaba independizar a Venezuela del yugo de España. Recibió una buena educación, amplió sus conocimientos con la lectura de libros sobre filosofía y tópicos políticos, adquiriendo la reputación de hombre ilustrado. En su casa en La Guaira, celebraba reuniones con MANUEL GUAL, SIMON RODRÍGUEZ, NARCISO DEL VALLE, JUAN MORENO, MANUEL DEL PINO y otros venezolanos para informarse sobre los progresos de la Revolución de Francia y cambiar ideas acerca de la necesidad de Independizar a Venezuela. En Abril de 1797, llego a La Guaira, un grupo de prisioneros políticos españoles, autores de la célebre conspiración de “Los Cerrillos de San Blas”, dirigida por JUAN BAUTISTA PICORNELL y GOMILLA, ilustre pedagogo reformista, nacido en Palma de Mallorca en 1759, con él, llegaron cargados de grillos, JOSE LAX, MANUEL CORTES CAMPOMANES, BERNARDO GARAZA, JUAN MANZANARES, JUAN PONS IZQUERDO, JOAQUIN VILLALBA y SABASTIAN ANDRES, todos masones y enemigos declarados de la monarquía española. Estos masones eran miembros activos de las logias regulares “Libertad “y “España”, que trabajaban en el Templo Masónico de la Calle Basteros en Madrid.

Influidos por las ideas de la Revolución Francesa, secretamente organizaron en Madrid una vasta conspiración para establecer la República. Estaban cansados de la corrupción y de los abusos de la monarquía. Cuando culminaban los preparativos de la Revolución fueron descubiertos por la Policía. Por orden del Rey fueron encarcelados y embarcados rumbo a la prisión de Cartagena de Indias. Temporalmente desembarcaron en la Guaira, quedando encerrados en el Castillo de San Carlos.

Desde sus lóbregas mazmorras, estos Masones españoles hicieron contacto con JOSE MARIA ESPAÑA y sus amigos, quienes por los contactos que poseían estaban enterados de la identidad de los prisioneros. Valiéndose de sus amistades y hasta del soborno, JOSE MARIA ESPAÑA logró hablar con ellos varias veces. Finalmente unas monedas de oro, le permitieron estar unas horas en la cárcel con sus amigos, donde fueron iniciados formalmente en la masonería, por los ocho Maestros Masones Españoles.

Días después con ayuda de JOSE MARIA ESPAÑA y los otros Masones iniciados, los españoles que estaban en la cárcel lograron fugar a la Isla Francesa de Guadalupe. Allí imprimieron una traducción al castellano de “Los Derechos del Hombre y del Ciudadano”. Editaron asimismo “La Canción Americana” y “Carmañola Americana”, de gran difusión en el Continente.

La siembra ideológica de los Masones españoles, encendió el espíritu revolucionario de JOSE MARIA ESPAÑA y sus amigos, quienes organizaron un movimiento revolucionario para la independencia de Venezuela.

Infortunadamente, la conspiración fue descubierta. El 13 de julio de 1797, el gobierno realista mandó encarcelar a los principales conspiradores, pero varios de ellos, lograron huir al extranjero.

JOSE MARIA ESPAÑA consiguió escapar a Trinidad. En 1799, furtivamente volvió a Venezuela para seguir conspirando, pero fue nuevamente descubierto. Después de un juicio sumario fue ejecutado cruelmente en la Plaza Mayor de la Guaira, el 10 de mayo de 1799. Fue ahorcado públicamente y después descuartizado.

Anuncios