La visión de Joseph Ratzinger

Joseph Ratzinger y su visión de Laicismo

Elvis Ríos
Presidente del Grupo Laico Darío Salas Nº 7

ACLARANDO CONCEPTOS

El día viernes 3 de Septiembre de 2010, en la versión online de la prensa, pudimos ver el siguiente encabezado:

“Papa Benedicto XVI denuncia existencia de una “corriente laicista que quiere eliminar a Dios” [1]

Esto, contextualizado en la última publicación del físico Stephen Hawking, libro en el que el científico declara que “No es necesaria la existencia de Dios para explicar el origen del universo. Por el solo hecho de existir la ley de gravedad, es una consecuencia inevitable que el universo se cree a sí mismo de la nada. Suponer que hubo un Dios que encendió la mecha de esa gran explosión es redundante.”[2] La cita anterior ha abierto un debate en el mundo entero en el que diversas opiniones, provenientes de los mundos religioso y científico han querido defender sus posiciones.

Creemos necesario sin embargo, enfocarnos en los dichos del pontífice, puesto que su visión del laicismo nos parece poco acertada, si no mal intencionada. Analizaremos el discurso papal y esperamos aclarar de primera fuente qué es laicismo y que no es.

“El laicismo más que un concepto, es una forma de vida, basada en la experiencia humana, en la tolerancia, el libre examen, la libertad, la igualdad, la fraternidad, el progresismo y la democracia, llevándonos estos mismos principios laicos, a dar una constante y gran lucha, que es la búsqueda de una sociedad justa, progresista y fraternal, que dicte una enseñanza laica, aconfesional, con instituciones públicas imparciales, garantes de la dignidad de la persona y los derechos humanos, sin exclusiones religiosas, raciales, de origen, políticas, sexuales, en conclusión, de ningún tipo” Alexander Linford, Presidente FLUCH.

 

1-“Hay una fuerte corriente laicista que quiere eliminar a Dios de la vida de las personas y de la sociedad”

Si existe tal cosa como esa corriente, se le debe llamar antiteísta y no laicista, puesto que el laicismo defiende la libertad de culto, y por lo tanto, el derecho de cada persona a ejercer el culto que estime verdadero. La separación iglesia-estado (constitución de 1925)[3] precedente del laicismo en Chile los grupos protestantes, judíos, y de otras confesiones menos dominantes que el catolicismo establecido desde la conquista, pudieran ejercer su fe, organizarse y establecer templos acordes a sus creencias.

El laicismo no quiere eliminar a dios de la vida de las personas, sino permitir que todas las personas tengan la libertad de escoger y vivir según la religión que prefiera. Lo cual no era posible antes de la separación, puesto que la constitución establecía que “La religión del Estado es la católica, apostólica y romana, con exclusión de cualquier otra”.

 

2-“La cultura actual, en algunas regiones del mundo, sobre todo en Occidente, tienden a excluir a Dios o a considerar la fe como un hecho privado, sin que sea pertinente para la vida social”

Veamos los tipos de estado[4]:

Estado ateo o ateísmo político o totalitario. Cuando el ateísmo es la doctrina estatal. La URSS, creada en 1917 fue el primer estado ateo, sus defensores ideológicos fueron Lenin y Stalin.

Estado laico o religiosamente neutral. El Estado admite todas las religiones pero no apoya ni financia a ninguna. Hay varios modelos, entre ellos la laicité francesa; la Wall of Separation de EE UU y el modelo turco.

Estado multi-religioso o multicultural. El Estado ayuda y financia a todas las religiones por igual. Mantiene a sus clérigos, sus templos y sus actividades. Este modelo se reivindica, fundamentalmente, por religiones que se encuentran en minoría en distintos países

Estado que tiene una Iglesia oficial. El Estado e Iglesia colaboran estrechamente en tareas de gobierno y mantenimiento del orden público. Se toleran otras iglesias pero no se financian. Este modelo junto con el siguiente, en distinto grado, se reivindican por las jerarquías y grupos fundamentalistas del catolicismo, islam y el judaísmo

Teocracia. Es el sistema opuesto al ateísmo político. Una sola religión es favorecida, se aplican las leyes que conciernen a esa religión y las otras religiones son suprimidas. Se mantiene en Arabia Saudí y se instauró en el poder en Irán a partir de 1979, Sudán y Afganistán probablemente la apliquen y en casi todos los países musulmanes se aplica en cierta manera. Turquía es el único estado musulmán laico.

Sin bien la religión es un asunto personal, la experiencia religiosa suele experimentarse en grupos de personas, y un estado que prohíba o busque coartar la libertad de las personas de reunirse, sería un estado totalitario. El estado laico permite la libre reunión de los ciudadanos cuando los fines de estos grupos no están contra la ley. El laicismo no cree que la religión deba ejercerse solo en lo privado de la conciencia, sino que una religión no puede tener la atribución de ser legislador, puesto que ello iría en detrimento de todas las personas que no profesen la misma confesión religiosa.

 

3-“Según argumentó el Papa, la totalidad de los valores sobre los que se basa la sociedad provienen del Evangelio, como lo son el sentido de la dignidad de la persona, de la solidaridad, del trabajo y de la familia.

 

El evangelio al que se refiere Joseph Ratzinger fue escrito entre el 65 y 100 D.C., mientras que los grandes pensadores griegos vivieron antes de los 500 A.C., también sistemas religiosos como el Hinduismo datan de aproximadamente 3500 años. Decir que el Cristianismo es el modelo moral y cultural que entrega sentido de dignidad, solidaridad etc. Es cuando menos, de un etnocentrismo que obviamente contradice lo que sabemos del mundo.

Es innecesario recordar que nuestras sociedades republicanas se basan en la revolución francesa y en sus principios; en la declaración de derechos humanos y no en el decálogo de moisés. Es también innecesario profundizar en las inequidades que detonaron dicha revolución, inequidades propias de un régimen monárquico en el que el clero gozaba de privilegios mientras el pueblo vivía en la pobreza. Las diferencias entre las repúblicas actuales y las teocracias medievales y actuales, son tan drásticas que no las mencionaremos.

 

4-“La experiencia enseña que un mundo sin Dios es un infierno en el que prevalecen los egoísmos, las divisiones en las familias, el odio entre las personas y los pueblos, la falta de amor, de alegría y de esperanza”, añadió.”

Se dice de esta forma que la moral es producto de la religión. Que sin ella no existe el comportamiento ético.

 

Ante esto nos preguntamos.

¿Cómo viven aquellas personas no religiosas? ¿Y aquellas como los budistas, que no derivan de alguna religión mosaica? ¿Son sociedades de asesinos, odiosos, amargados y desesperanzados? Por otro lado, ¿acaso no asesinan, roban, y odian las personas de religiones monoteístas?

Darwin declara que el hombre es un animal social[5], y que su comportamiento moral esta guiado por la necesidad de proteger la vida de aquellos en su manada, así, vemos que esta simple ley se cumple en cuanto las personas defienden siempre la integridad de quienes integran sus círculos, pero no tienen problemas en atacar a quien está fuera de ellos, escenario también descrito por Darwin por cuanto esta conducta es común en las tribus primitivas, llegando al sacrificio y canibalismo de oponentes, cosa aún observable en las guerras y conflictos donde los hombres se enemistan. No solo Darwin se ha ocupado de pensar en donde se origina la moral, como dijimos, ésta es inherente a todas las culturas humanas, y la no creencia en un dios, no implica la pérdida de la moral ni del resto de las características propias de los seres humanos.

Por último, Ratzinger dice que ‘afirmar que todo es lo mismo y que no hay ninguna verdad ni referencia absoluta, genera inestabilidad, decepción y conformismo.’ Ante esto, solo podemos decir que como personas del siglo XXI, republicanas y laicas, estaremos siempre en desacuerdo de las verdades absolutas que busquen ser impuestas. Sean católicas o no, religiosas o políticas. Defenderemos siempre el derecho de la opinión y la divergencia. Y estamos seguros de que esta diversidad de opiniones no debilitará nuestras sociedades, sino que reforzará nuestra tolerancia y educará una mejor convivencia.

.·.

 

Declaración pública FLUCH (FEDERACION LAICA UNIVERSITARIA DE CHILE) luego de lo expresado por Benedicto XVI

Por laicismo hay que entender, por una parte : La voluntad de construir una sociedad justa, progresista y fraternal, dotada de instituciones públicas imparciales, garantes de la dignidad de la persona y de los derechos humanos, asegurando a cada uno la libertad de pensamiento y de expresión, así como la igualdad de todos delante de la ley, sin distinción de sexo, de origen, de cultura e de convicción y considerando que las opciones confesionales o no-confesionales corresponden exclusivamente a la esfera privada de las personas; y por otra parte : La elaboración personal de una concepción de la vida que se funde sobre la base de la experiencia humana, con exclusión de toda referencia confesional, dogmática o sobre natural, lo que implica la adhesión a los valores del libre examen, la emancipación respecto a toda forma de condicionamiento y el imperativo de una ciudadanía completa y justa.

 

Referencias
[1]http://www.emol.com/noticias/internacional/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=434178&utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

[2]http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Dios/creo/Universo/asegura/Stephen/Hawking/elpepusoc/20100902elpepusoc_6/Tes

[3]http://www.memoriachilena.cl/temas/dest.asp?id=presidentesconstitucion

[4] Paul Cliteur, Esperanto moral, Barcelona, Los libros del lince, ISBN: 9788493703813, 2009

[5] Charles Darwin, El origen de las especies. Editorial Alba, Madrid (2001) ISBN:84-89715-47-5 Publicado por Federación Laica en 11:25