¿Qué propone el Laicismo?

Q.·. H.·. Ramiro Toro Candia, M.·. M.·.
R.·. L.·. Lautaro 197. Or.·. de Caracas, Venezuela.

El laicismo es la doctrina que defiende la independencia de la sociedad y del estado de toda influencia eclesiástica o religiosa, limita la religión al ámbito privado, particular o colectivo, de las personas y permite mejores condiciones para la convivencia de la diversidad religiosa.

Los laicistas afirmamos que el laicismo es un principio indisociable de la democracia, porque las creencias religiosas son un dogma que no deben imponerse a nadie ni convertirse en leyes.

En la sociedad laica tienen acogida las creencias religiosas en cuanto derecho de quienes las asumen, pero no como deber que pueda imponerse a nadie. De modo que no se tolera convertir los dogmas praopios en obligaciones sociales para otros o para todos. Un Estado laico pretende de esta forma alcanzar una mejor convivencia al ordenar las actividades de los distintos credos, asegurando la igualdad de todos ante la ley, poniendo al Estado de árbitro y, como reglas del juego, los derechos humanos, pretendiendo siempre anteponer los intereses generales de la sociedad civil sobre los intereses particulares.

QUE PROPONE EL LAICISMO?: Ante todo, mantener las conquistas ya logradas: matrimonio civil, registro civil, cementerios secularizados; en segundo término, no mezclar la religión o las religiones a la política o al gobierno, vale decir establecer la neutralidad religiosa del Estado, tanto en su faz positiva (subvenciones, exenciones de impuestos, etc.), como en su faz negativa (persecuciones, trabas y obstáculos a algunos credos para beneficio exclusivo de uno solo de ellos).

Esta neutralidad requiere, como corolario obligado, la laicidad de la enseñanza oficial en todos sus ciclos, del primario hasta el universitario y el control riguroso del Estado los establecimientos privados de enseñanza.

Una vez eliminada la objeción dogmática, el laicismo pretende perfeccionar la institución del matrimonio mediante el divorcio, adoptado ya por la mayoría de las legislaciones modernas.

Finalmente, el laicismo aspira a la desaparición de todos los vestigios de la íntima asociación de la iglesia al Estado, esto es, anulación del presupuesto de culto con todos sus anexos, inclusive los capellanes servicio de las fuerzas armadas; abolición, en cuanto signifiquen funciones oficiales, de los tedeums, misas de campaña, bendiciones de espadas y otros elementos bélicos de tierra, mar y aire; renovación de las designaciones de vírgenes generalas del ejército nacional y de santos patronos de dependencias del Estado; abolición de la bendición oficial en la inauguración de edificios públicos.

Nada de todo esto, por supuesto, es atentatorio a los sentimientos íntimos de cada cual o a sus creencias de orden metafísico o a su manera de adorar al Dios o a los dioses de su preferencia. Por el contrario, creemos que, como ha ocurrido en Francia después de la separación de la Iglesia y del Estado, la religión, privada de su nodriza oficial, despojada de desleales ventajas sobre otros credos rivales y librada a sus propios medios, ha de sufrir un proceso de íntima depuración, ventajoso a todas luces para ella misma y para sus feligreses.

Entretanto la religión se mantenga en el terreno de la conciencia personal no es asunto que deba provocar una actitud cualquiera por parte del laicismo. Siempre y cuando, las acciones privadas de los hombres de ningún modo ofendan al orden y a la moral, ni perjudiquen a un tercero, pues están solo reservadas a dios y exentas de la autoridad de los magistrados.

Pero cuando se pretende hacer intervenir a esa religión en el gobierno de la sociedad o cuando una iglesia deja de ser una institución exclusivamente religiosa para transformarse en un órgano político y da directivas a sus fieles, ya no estamos en ese terreno vedado del fuero íntimo y no sólo tenemos el derecho a rechazar tal intromisión, sino que nuestros deberes ciudadanos nos obligan discutirla públicamente.

BIBLIOGRAFIA:

ESCUELA MASÓNICA. Agustín J. Álvarez. Mayo de 1991