El Clericalismo

Miguel Fernández Sañudo
GLOSARIO BÁSICO DE LAICISMO
LAICISMO.ORG

Clericalismo. (V. Anticlericalismo, Teocracias.)

El clericalismo es la “Influencia excesiva del clero en los asuntos políticos o sociales de un  Estado”. Supone el dominio, o cualquier grado de injerencia en las Instituciones Públicas con motivo religioso.

Los fines del clericalismo son conseguir el dominio por las jerarquías religiosas de las Instituciones Públicas; – que sus dogmas y las interpretaciones que hacen de los mismos sean los principios del Estado, – que sus normas morales sean instauradas como leyes para que se identifique su binomio virtud – pecado con el de legalidad – ilegalidad; – y la consecución de beneficios de estatus, económicos y de todo tipo para el clero y secundariamente para sus seguidores.

Es una usurpación de Bienes o de Dominios Públicos y la discriminación e imposición, de parte, a todos los ciudadanos, en el caso que aquí tratamos de forma especial contra la libertad de conciencia de los mismos.

Esta práctica de la injerencia y la obtención de bienes públicos sigue haciéndose a través de los clérigos cada uno en su medio; pero principalmente los obispos y en otro nivel el Papa. Estas intervenciones de la jerarquía católica se refieren principalmente a la moral sexual, a la familia, a su intromisión en la Escuela Pública, a la imposición de la presencia de sus símbolos en los lugares y actos públicos y a su fabulosa financiación con fondos Públicos y otras ventajas económicas.

Pero hay otros clericales insertos en el aparato del Estado que se sirven de su Cargo Público de forma indebida para influir en el debate político y modificar las leyes en el sentido que les conviene y para obtener todo tipo de beneficios indebidos para los eclesiásticos. Son los que desarrollan subrepticiamente Acuerdos de Estado con el Vaticano, que imponen o mantienen ceremonias de Estado por ritos católicos, que realizan en público actos de sumisión a las jerarquías religiosas, etc. Y actitudes más generales de los que no cumplen el mandato constitucional

“Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para el que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impiden o dificultan su plenitud…” art. 9. 2, En más de 30 años no han corregido ninguno de los desequilibrios de los privilegios de la Iglesia católica.

El clericalismo es uno de los principales enemigos de la laicidad del Estado, de una nota esencial del Estado Democrático.

Anuncios