El Estado Laico y la Tolerancia

CUADERNO DE FORMACION II

César Tejedor de la Iglesia (Coord.)

Los/as ciudadanos/as de un Estado laico deben formarse en una virtud cívica sin la cual es imposible la convivencia: la tolerancia. La tolerancia es una de esas virtudes públicas por excelencia que constituyen el objeto de una ética laica. La tolerancia exige como condición imprescindible para su ejercicio el respeto de las personas, como seres autónomos dotados de una dignidad inalienable, que en conciencia pueden libremente adherirse a unas creencias íntimas, ya sean religiosas o no.

Sin embargo, es preciso distinguir entre una ética de la tolerancia, basada en el respeto de las personas como seres igualmente dignos y libres, y una política de la tolerancia, basada en relaciones de poder interesadas, donde hay un poder que tolera y otro que es tolerado. El laicismo aboga por una ética de la tolerancia, basada en la igual libertad de conciencia de toda la ciudadanía, en igualdad de derechos. Pero rechaza una política de la tolerancia, basada en eventuales relaciones de poder donde unos dominan y otros son dominados (o “tolerados” en determinadas circunstancias y bajo condiciones). El ilustrado I.Kant, en su opúsculo Respuesta a la pregunta ¿Qué es Ilustración?, donde erigía la libertad como condición de la emancipación de los seres humanos, ya rechazaba ese “altivo nombre de tolerancia” cuyo único fundamento son las relaciones de poder.

Por otra parte, el respeto hacia las personas como seres autónomos que exige la virtud de la tolerancia no implica necesariamente el respeto de sus actos y de todas sus convicciones.

La tolerancia, como virtud pública genuina propia de una ética laica, no implica una indiferencia o un permisivismo que borra todos los límites entre lo tolerable y lo no-tolerable. Si una persona católica pretende obligar a su mujer a ser sumisa y a renunciar a tener una vida laboral propia, habrá sobrepasado el límite ético de la tolerancia laica, y habrá entrado en el terreno de lo intolerable, puesto que supone una imposición de una moral particular que vulnera los derechos y las libertades individuales que recogen los derechos humanos.

Apuntes sobre laicismo II Cuaderno de Formación

POR: EUROPA LAICA  15 JULIO, 2015