El Mazo y el Cincel

El Mazo y el Cincel

R.·. L.·. Lautaro Nº 197
webmaster@lautaro.org.ve

A continuación significado tomado textualmente del libro “Masonería Práctica” de Humberto Camejo.

Algunos autores señalan que el cincel simboliza la necesidad de educación, la perseverancia y la razón. Otros lo relacionan con la voluntad, que al recibir los golpes continuos dados con el Mazo, representación perfecta de la constancia y del esfuerzo, llega a transformar la Piedra Bruta de nuestra conciencia en una excepcional obra de arte, en nuestra naturaleza interior, eliminando sus impurezas y sus defectos.

Se dice que ni el Cincel, ni el Mazo pueden actuar el uno sin el otro, pues se complementan entre sí en su importante obra regeneradora.

La Acción es la aplicación de la fuerza, que llevamos a cabo por medio del Mazo, mientras que el Cincel, es el instrumento con que nos ponemos en contacto con la materia del mundo externo y con qué ejecutamos nuestra voluntad en ella, contacto que, en términos de conciencia, es la cualidad de sentir.

El Cincel es emblemático de aquellos talentos más refinados, que cuando se cultivan, producen un hombre educado, y por lo tanto digno de una sociedad bien organizada.

El Mazo es el emblema de la voluntad, que el hombre debe utilizar para desaparecer sus vicios y sus defectos. Fue siempre el símbolo de la fuerza dirigida o controlada, la aplicación especifica del poder o la energía en un punto.

EL Mazo y el Cincel, son atributos del Aprendiz y cada uno de estos utensilios tiene una interpretación simbólica, que corresponde a las cualidades que reclama este primer grado. El Mazo es la fuerza de la energía necesaria para el trabajo que debe ser controlada, y el Cincel, que simboliza la inteligencia, ayuda a dirigir las acciones. La piedra Bruta poco a poco toma forma, gracias a los golpes del Mazo sobre el Cincel que la talla (es la voluntad dirigida por la razón).

El Cincel es el principio activo frente a la materia, ya que la penetra, recorta y modifica; pero pasivo frente al Mazo, quien representa la voluntad activa, la capacidad de obrar. El uso armónico de la voluntad y de la inteligencia opera la transformación de la Piedra Bruta (Profana) en Piedra Tallada (Piedra Labrada).

En definitiva el Cincel, es el instrumento representativo de la Razón, de la Inteligencia y de la Voluntad, que mediante los golpes del Mazo, que simboliza el Esfuerzo, la Constancia y la Tolerancia, y también la Autoridad, es capaz de convertir la Piedra Bruta de nuestra Conciencia, de nuestro mal carácter y de nuestra ignorancia, en una bella y extraordinaria obra de arte.

El Cincel junto con el Mazo, constituyen las herramientas fundamentales de todo iniciado en la Masonería, pues con su empleo constante como simbólicamente el hombre, puede ir tallándose a sí mismo, para embellecer su Templo y hacer posible su acceso a los más altos grados de la Logia Espiritual.

Or.·. de Caracas, septiembre 2009 (e.·.  v.·.)

Anuncios