El Consuelo en la Lucha por la Vida

LA AVENTURA ESPIRITUAL EN LA MASONERÍA.
Un Pequeño Manual de la Francmasonería por los Francmasones.
Q.·.H.·. Marcos Desiderio M.·. M.·.

Vivir, Experimentar y Sufrir para Aprender. Aprender para capitalizar y lograr el Conocimiento. Alcanzar el Conocimiento para perfeccionar y dignificar nuestra Vida. Honrar nuestra Vida para hacerla rendir el máximo de frutos y posibilidades. Todo ello porque nuestra Obra es trascendente y debe sobrevivirnos. Nuestra Muerte es inevitable pero que integramos una Operativa suprapersonal en pro de mejores condiciones, para la Humanidad y para el Universo, también es un hecho real.

Ya sabemos que no es fácil nuestra Labor, por eso  Sufrimos. También requiere comprender nuestra Realidad, por eso debemos Experimentar, y por demás, debemos rescatar su esencia positiva, sintiendo y amando para poder Vivir.

Aprender es asimismo un deber insoslayable porque está  destinado al mejor manejo de nuestro Conocimiento, para  integrarnos a la Obra y así darle el sentido trascendente a nuestra Vida. ¿Qué otro propósito tiene sino un peregrinaje  por la Existencia destinado a la Muerte? No hay tiempo para la Paz; todo es dinamismo, todo es esfuerzo, pero también llega su momento de disfrute en el descanso.

Los MMas.·. debemos dar gracias al G.·. A.·. D.·. U.·. por tener Templos donde abrevamos nuestra Sed de inquietudes,   nos entrenamos en pulir las Herramientas necesarias en esta  Batalla de la Existencia y nos podemos confortar unos a otros.

En nuestras Columnas encontramos el reparo necesario para   poder seguir. Las letras iniciales de aquéllas, como todos  ustedes conocen, son “J” y “B”, que en hebreo son “yod”   (transliterable como “y”) y “bet” (nuestra “b”) que indicaban  los atributos del Temp.·. de Jerusalem, “En El la Fuerza” y  “Dará Estabilidad”. Pero también la palabra “yod”, “yad”  significa en hebreo “mano” y la palabra “bet”, “casa”. Y aquí   tendríamos una Enseñanza.

Si se nos permite entonces la asociación, en este   Templo que nos cobija tenemos una Casa segura donde hallarnos a gusto, donde encontraremos con seguridad la Mano amiga de   los HH.·. que nos da el sostén, la Fuerza y la Estabilidad para  no caer. Sin duda, el Tesoro de la Espiritualidad y de la Amistad es lo que debemos preservar siempre vivo, siempre  resplandeciente. Pero también acá venimos a aportar, a   entregar, a construir. Que nunca se nos olvide.

QQ.·. HH.·. La Vida es una serie de azarosos procesos  a que estamos constantemente sometidos, pero aquí tenemos un  Apoyo. Trabajemos entonces por un Templo sólido, tanto  colectivo como individual, para enriquecer su materialidad y   dotarlo del verdadero Templo Etéreo que le da su verdadero sentido.