Las Tres Luces

El término “Luz” en Masonería se refiere al conocimiento iniciático que los masones pretenden adquirir. “Conocer la luz”, es conocer la Verdad, adquirir la conciencia de un centro de luz, y en consecuencia, de fuerza espiritual.

Los Masones pedimos LUZ para ser iniciados, esta luz nos hará ver el conocimiento, la verdad, nos iluminará el camino que debemos de recorrer como masones y salir así de las tinieblas. Este término de luz está mucho más extendido en nuestra cultura, ya que con frecuencia usamos las expresiones “ver la luz”, “estar iluminado” todos ellos en un contexto simbólico.

El Venerable Maestro y los Dos Vigilantes, representan a las TRES LUCES MORALES O ANIMADAS, y por lo mismo, científicamente se les considera como emblemáticos, el primero, de la CIENCIA, el segundo, de la CONSTANCIA y el tercero de la LIBERTAD Por lo que respecta a las CUATRO LUCES MATERIALES o INANIMADAS, que en este caso se encuentran colocadas sobre el ARA, son nada menos que la BIBLIA, que representa a la LEY, el COMPÁS, como simbólico de la NATURALEZA, (tierra, agua aire y fuego) a la ESCUADRA, como emblemática de la ENERGÌA (luz, germen, nacimiento, vida, muerte) y a la ESPADA, como el símbolo del HONOR, razón por medio de la cual, existe la convicción de que todos aquellos conocimientos que por su propia naturaleza debemos ESTUDIAR, INVESTIGAR o DESCUBRIR, en beneficio de nuestros semejantes.

Por otra parte, el reconocimiento de que la logia se sostiene en tres columnas, colocadas en los tronos de cada una de las tres luces, el venerable y los dos vigilantes, nos da la sensación de fortaleza y la convicción de que la logia se reúne bajo el amparo de leyes universales, estas tres luces respectivamente significan:

La sabiduría o pensamiento que dirige.
La fuerza o energía moral que ejecuta.
La belleza o armonía de las fuerzas mentales, la concordia entre el pensamiento y la acción.

“Pedid y se os dará”, son dos palabras que dentro de nuestros talleres tienen una gran elocuencia, conteniendo la esencia de la fórmula que nos abre las puertas hacia esa gran luz que ofrece la masonería; ofreciendo así las enseñanzas de moralidad, el mejoramiento espiritual e inagotables fuentes de perfeccionamiento intelectual; en suma, la luz masónica, plena de verdad y de conocimiento me conducirá al camino del deber y de la virtud, siendo con orgullo un hombre libre y de buenas costumbres.

Fuente: http://lamerkabacosmica.blogspot.com

Anuncios