Principios

Principios Masónicos


El Libre Albedrío

Aldo Lavagnini

Como corolario y consecuencia necesaria del estudio de las facultades humanas, llegamos al problema del determinismo y del libre albedrío, un problema sobre el cual mucho han discutido doctos y sabios en todos los tiempos, pues de su solución depende la irresponsabilidad o responsabilidad del hombre y, por ende, la utilidad de todo esfuerzo.

La solución de este problema es de importancia fundamental para el masón, pues si el hombre no fuera libre en sus acciones y determinaciones la Masonería, como Arte Real de la Vida, no tendría razón ninguna de existir.

Es indudable que la voluntad, y por consecuencia la actividad del hombre y el fruto de sus acciones, se hallan determinados por lo que él piensa, juzga y ve interiormente. Así, pues, lo que uno hace y cómo obra en determinadas circunstancias, lo que elige constantemente (sea esta elección consciente o inconsciente, depende de su manera de pensar, de su claridad de mente, de su juicio y de sus conocimientos.

Por consecuencia, libre albedrío y libertad individual existen para el hombre en proporción del desarrollo de su Inteligencia y de su Juicio.

Para el hombre enteramente dominado por sus pasiones, instintos, vicios y errores, no existe el libre albedrío, como existe para el hombre iluminado y virtuoso. Los instintos y las pasiones determinan constantemente sus actos así como los del animal y lo atan al yugo de una fatalidad que es la consecuencia o concatenación lógica de las causas y de los efectos, o sea la doble reacción interior y exterior de toda acción.

Mas para quien se esfuerza constantemente en dominarse y dominar sus pasiones, eligiendo constantemente lo más recto, justo y elevado, el libre albedrío, en el sentido más amplio de la palabra, es una realidad, pues por medio de ese esfuerzo se liberta de los vínculos que atan al hombre instintivo a sus errores y pasiones: conoce la Verdad y la Verdad lo hace libre.

Por lo tanto, así como el hombre pasa del dominio del instinto al dominio de la inteligencia, y de la ciega obediencia a sus pasiones a una clara e inteligente determinación o, en otras palabras, de error a la Verdad y del vicio a la Virtud, así pasa igualmente del dominio de la fatalidad que es propia de su naturaleza instintiva o inferior, al dominio de la libertad; propia de su naturaleza divina o superior, y ésta se afirma constantemente sobre aquélla.

Este es el camino de libertad que la Masonería indica a los hombres en los diferentes viajes o etapas de su simbólico progreso.

Camino y progreso que se realizan por medio del esfuerzo individual sobre el Sendero de la Verdad y de la Virtud, las dos columnas que dan acceso al Templo de la Divina Perfección de nuestro Ser.

La Igualdad

Ramiro Toro Candia. M.·. M.·.

La Francmasonería reconoce que todos los seres racionales han nacido iguales, y por tanto cree que no debe existir ninguna diferencia entre el que manda y el que obedece, en el que produce y el que consume, entre el que paga y el que cobra. Uno y otro son formados por el mismo principio creador, conformados con la misma materia física y a las mismas causas de destrucción respetando la tradición, así como respeta las creencias de todos los creyentes, prescindiendo de raza y nacionalidad, a todos los cobija bajo el manto de la Igualdad; a todos los considera hermanos. El mérito, el talento, la sabiduría, la virtud y el trabajo, con las únicas distinciones que admite voluntariamente.

Casos en los que está presente una clara desigualdad.

El ejemplo que mejor conocemos es el caso de la raza blanca, que siempre se ha considerado a sí misma superior respecto a las otras, siendo incapaz de tolerar una simple diferencia (que no hemos elegido), como es el color de la piel. Esto ha sido el causante, de que incluso hoy, a las puertas del siglo XXI, siga existiendo un odio tan profundo hacia otras razas, inculcado desde hace muchos siglos atrás, llevando a gente supuestamente civilizada a actuar de una manera tan irracional como son los pensamientos racistas; que ha llegado a  casos extremos como son las limpiezas étnicas de Kosovo.

Esto ha provocado un odio inverso, debido al sometimiento sufrido, como puede ser el que sienten los negros de algunos barrios estadounidenses hacia los blancos.

También hay un gran sentimiento xenófobo entre los pueblos del sudeste europeo, que ha originado tantos conflictos.

Así mismo son muy importantes las masacres de carácter racista que se hacen entre los diferentes pueblos dentro del corazón de África.

Igualmente ocurre entre diferentes etnias asiáticas, que provocan matanzas masivas.

Otra igualdad inalcanzada es la de hombre y mujer, donde el hombre siempre ha infravalorado a la mujer basándose en el poder físico sin tener en cuenta el mental. Las mujeres han estado consideradas como un cero a la izquierda durante mucho tiempo: y no tenían derecho al voto, el trabajo obligado en la casa no les permitía un empleo propiamente dicho.

Sin embargo, un derecho importante que tienen las mujeres sobre los hombres es que la custodia de los hijos en caso de divorcio  suelen recaer sobre ellas, ya que los jueces apuestan casi siempre por las mujeres para la educación y cuidado de los hijos.

Hoy en día, las mujeres siguen luchando por una igualdad que ya está cerca.  Otro conflicto de desigualdad se crea con las parejas del mismo sexo, ya que no tienen los mismos derechos que una pareja heterosexual.

Esta situación está mal vista por la sociedad, de manera que  no les permite derechos como el matrimonio, la adopción, e incluso, en algunos casos, la convivencia.

Las religiones son en muchos casos las provocadoras de desigualdades. Por ejemplo el caso de Hitler, que durante la Segunda Guerra Mundial arrasó con todos los judíos que había en Alemania.

También lo es el de la Iglesia Católica, que margina con su intolerancia a grupos de homosexuales.

Haber hablado de hombres, mujeres, razas, gays, lesbianas,  religiones…, nos hace darnos cuenta de que todo el mundo merece los mismos derechos, respetándose unos a otros, y disfrutando de las diferencias, ya que el que éstas existan produce una diversidad que enriquece mucho a las personas.

Pero hoy, las nuevas tecnologías y sobre todo las grandes comunicaciones provocan que haya un gran proceso de globalización, que integra la economía, las finanzas, la cultura, la tecnología y la estructura de gobierno. En principio, potencia el crecimiento económico y el adelanto humano, pero en la actualidad está más impulsada por la expansión de los mercados que por el desarrollo de las personas, e incrementa la brecha entre los más ricos y los más pobres.

Un caso de igualdad extrema es el de los clones, que hace posible que dos personas sean exactamente iguales. Esto provoca que la sociedad tenga un cierto miedo a las consecuencias que podría traer la clonación.

Incluso en los grupos sociales más pequeños es evidente un cierto deseo de igualdad, ya que todo el mundo actúa y se relaciona con la gente más parecida a ellos mismos.

La constante violación de los Derechos Humanos ha provocado la organización de asociaciones que los defienden, como:

La ley y tribunales de justicia de cada país en un estado de derecho. Los organismos internacionales como la O.N.U.: Organismo de carácter internacional creado para el mantenimiento de la paz y la seguridad mundial, el fomento de las relaciones, la cooperación internacional para resolver problemas de carácter económico, social, cultural o humanitario de orden supranacional y la potenciación del respeto a los derechos y libertades fundamentales del hombre.Las Organizaciones No Gubernamentales como pueden ser: Organización Mundial de la Salud, creada en 1948; Organización para la Alimentación y Agricultura, creada en 1945; UNESCO creada en 1946, que protege la cultura y la sanidad; Amnistía Internacional, UNICEF, Manos Unidas, Médicos Sin Fronteras…

En conclusión, debemos adoptar la igualdad como el respeto a  éstos, ya que promueven la igualdad en derechos y en oportunidades   y aceptan la diversidad en forma.

La Igualdad, palabra que forma la triada masónica la entendemos como la conformidad absoluta, de ausencia completa de todo privilegio, de toda distinción de castas y clases entre los seres, colocando a todos los ciudadanos sobre la base de una misma categoría, bajo los conceptos de derechos y deberes. El sentido de este vocablo solo se encuentra claramente determinado en las ciencias exactas en la que expresa la relación entre dos cantidades de las que una no excede a la otra, pero en las ciencias de la conducta humana, morales y políticas, donde se emplea con frecuencia, esta palabra no ha sido rigurosamente definida. Ni la antigüedad nos ofrece nada que sea aplicable al presente, ni los legisladores a través de la historia han podido aún encontrar la fórmula mágica para establecer esa igualdad tan necesaria, como difícil, sino de imposible realización, según opinan muchos escritores y hermanos masones, gobernantes y legisladores.

Respecto a la Igualdad, se define como la uniformidad que existe entre dos cosas iguales. En el campo político, todos los hombres tienen igual derecho a desempeñar cualquier función pública, cuando pretende supresión de los privilegios de fortuna, etc. y se rige por el principio a cada uno según sus necesidades, a cada uno según sus capacidades. Tal  parece ser la medida de lo justo y necesario.

Veamos ahora como estima y valora este concepto la Francmasonería: la Igualdad Masónica se práctica bajo la dirección y amparo de una de sus herramientas, el Nivel, joya del Primer Vigilante, que establece la igualdad haciendo abstracción de las desigualdades externas: abolengo o casta social, raza, cultura, riqueza y pone como condición esencial que todo Hermano practique las virtudes y sea moral en sus costumbres. Además, debe ser desprejuiciado, tolerante y fraternal. Fue así, como este concepto natural y humano, sostenido y propugnado por nuestra cara Institución, sirvió de excelente abono para el cultivo de las ideas emancipadoras y regeneradoras que tuvieron excelente culminación en la Revolución Francesa al consumo con la bella trilogía: Libertad, Igualdad y Fraternidad y cuyas benéficas reacciones se extendieron a los pueblos sojuzgados del continente americano.

.·.

La Tolerancia

La Tolerancia es una de las virtudes principales del Masón. Ella es el límite de otros conceptos importantes como son la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Ella es la que permite que la Armonía pueda reinar en los Templos Masónicos.

La Tolerancia puede ser pasiva, si se refiere al no actuar con la propia Libertad de uno frente a la Libertad de otro ser humano. El hecho que cada individuo tiene el derecho de emitir su propia opinión, de exponer sus propias ideas sean cuales fueran estas y tener la expectativa de ser escuchado y respetado por ellas, no significando esto aceptación o acuerdo por parte del escucha, es laTolerancia Pasiva.

Tolerancia Activa es la practicada física y realmente. Es la aplicación práctica de la Tolerancia Pasiva manifestada de hecho al escuchar al prójimo, con paciencia, decir al interlocutor lo que nos parece una aberración o un desatino o una idea opuesta a la nuestra sin violentarnos, respetando a nuestros amigos y aun a nuestros enemigos que piensan diferente a nosotros mismos.

No confundamos Tolerancia con Sumisión. La Tolerancia no nos exige claudicar ante las ideas u opiniones de otros. Significa respetarlas y luchar defendiendo el Derecho que así sea.

La herramienta útil y práctica de la Tolerancia Aplicada es el diálogo, medio de comunicación eficiente entre los hombres que permite el entendimiento.

.·.

La Libertad

Es uno de los tres principios que componen el lema emancipador y regenerador de la Masonería.

El mundo moral, mucho más aún que el mundo físico, parece lleno de contrastes y de enigmas. La naturaleza nos dice que el hombre ha nacido para ser libre, y la experiencia de los siglos nos muestra al hombre esclavo.

Sus derechos están escritos en su corazón, y su humillación está escrita en la historia. Todos los Masones, que han hecho historia, han abolido la esclavitud y han levantado templos a la libertad. La esclavitud es la peor manifestación del instinto de destrucción, es  contraria  a  las leyes del G.·.A.·.D.·.U.·. porque el primer derecho del hombre es la LIBERTAD.

¡La libertad es nuestra riqueza, debemos gritarla! Cada vez que un hombre reclama libertad, es como un sol para sus hermanos. Lo que están al servicio de la libertad no morirán jamás.

.·.

Anuncios

Esta página tiene las siguientes subpáginas.