Los Valores Laicos

Los laicos desean una sociedad donde cada uno dirija su propia vida. Ellos no tienen un jefe ni un “texto sagrado”.

1. EL LIBRE EXAMEN.
El libre examen es el rechazo a todo dogmatismo y la defensa al derecho a la libertad de conciencia. Se trata de una tarea exigente, ya que examinar libremente las cosas impone cuestionarse todas las ideas recibidas.

2. LA TOLERANCIA.
La tolerancia es una actitud de apertura y de respeto al otro. Pero ello no significa que debe admitirse cualquier idea. El odio y el desprecio, por ejemplo, deben ser combatidos. No cabe aquí la tolerancia.

3. LA CIUDADANÍA.
Los laicos, como individuos autónomos y responsables, deben lógicamente participar en la vida social y política de sus comunidades.

4. EL RESPETO DE LA DIVERSIDAD.
La diversidad debe respetarse, bajo la condición de que no se lesionen los derechos de las personas ni sus particulares diferencias, enriqueciendo así la vida en común.

5. LA SOLIDARIDAD.
En una sociedad solidaria, donde cada uno es responsable, es susceptible el desarrollo de todos.

6. LA DEMOCRACIA.
Para ser democrática una sociedad debe respetar los valores laicos de autonomía individual y de igualdad de derechos. El respeto, entonces, a los derechos humanos y la libertad de pensamiento es esencial.

7. LAS ACTITUDES LAICAS.
Los valores laicos deben traducirse en acciones concretas. El laico combate toda censura y discriminación:
Pero, el respeto a las personas no impone necesariamente el respeto a sus ideas.

8. LOS DERECHOS HUMANOS.
Los derechos humanos y el laicismo están ligados. Afirman, entre otras cosas, el derecho de resistirse a la dictadura, el derecho a la libertad de conciencia y de expresión. La conquista de los derechos humanos ha sido progresiva y aún no termina.

9. EL HUMANISMO.
El humanismo, que es la esencia del laicismo, tiene por objeto el desarrollo del hombre. Garantiza el derecho a la diferencia y a la coexistencia pacífica entre los hombres, ya que defiende los derechos fundamentales de cada ser humano. El humanismo se opone entonces a la actitud, a veces  violenta, de aquellos que afirman ser poseedores de la verdad.

Publicado por Iniciativa Laicista