El Masón como Ciudadano

Q.·. H.·. Rafael Valencia Valencia, M.·. M.·.
R.·. L.·. Lautaro 197. Or.·. de Caracas, Venezuela.

En diferentes trabajos presentados recientemente se ha hecho una apología extraordinaria de las cualidades del masón.

En el presente trabajo intento hacer una breve historia del masón como ciudadano  a partir de cada una de las etapas de formación de la masonería, comenzando con la formación de la Masonería Operativa, pasando por la Masonería de Aceptados y a partir de 1717, fundación de La gran Logia de Londres hasta nuestros días.

En la Masonería Operativa el masón desarrolla el llamado Arte Real. Ese Arte Real que llegó hasta nosotros modelando largas generaciones de hombres en el marco de los valores que les hacen crecer espiritualmente.

Los Masones Aceptados solían ser los intelectuales humanistas, interesados por la antigüedad, el hermetismo, las ciencias experimentales nacientes. Nace el libre pensamiento y la especulación filosófica.

A partir de 1717 surgen los ciudadanos independentistas, ciudadanos vinculados a la actividad política que luchan por imponer el lema de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Llegamos al siglo XXI. Es una época en la que la masonería, para ser efectivamente útil en términos sociales, posiblemente deberá revisar sus estructuras, a fin de llegar de manera más clara y amplia a cada vez mayores sectores sociales. Lo cierto es que un siglo que se anuncia como el del logro de los mayores niveles de libertad para el hombre, ha pasado a ser indispensable darle sentido a la vida del hombre libre. Frente a esa tarea, la Masonería puede volver a ser no sólo el gran Centro de Unión para lo cual fue creada, sino la guía más clara para encontrar el camino adecuado. Apoyándose para ello en el Laicismo como marco de relación en el que los ciudadanos podemos entendernos, sin entrar en temas a los que cada individuo aplica sus íntimas convicciones personales. Laicismo es levantar puentes que nos permitan comunicarnos desde la desigualdad, pero en convivencia, porque se trata de unir lo diferente.

En cada uno de estos períodos, El Ciudadano Masón, a base de estudio, trabajo y dedicación, se hace Libre de la Esclavitud, de la Ignorancia, la Ambición y el Fanatismo y lucha por alcanzar tres puntos fundamentales:

        El Conocimiento del Hombre.

        El Conocimiento de sus Deberes y Derechos.

        El Conocimiento del Modo de hacerlos Efectivos

Haga click aqui para continuar leyendo en formato PDF.

Anuncios