La Biblia y la Masonería

Q.·. H.·. Edgar Perramón, M.·. M.·.
R.·. L.·. Lautaro 197. Or.·. de Caracas, Venezuela.

Introducción.

La Biblia, como “símbolo del esclarecimiento que debemos a nuestra razón”, está presente en el altar de todos los grados de la Masonería, para solemnizar y dignificar los juramentos, aún cuando al parecer no exista, como en el caso de la Masonería Escocesa, un ceremonial particular, no obstante que algunos de sus textos litúrgicos se fundamentan en ella.

Para el ceremonial de apertura y cierre del Libro en los tres primeros Grados Simbólicos no hay normas precisas al respecto, pero, generalmente, en el Primer Grado, se abre en los Salmos, en el Capítulo 133:1-3 cuando se habla de la fraternidad; en el Segundo Grado en Amós, Capítulo 7:7-8 cuando Jehová coloca una plomada en el pueblo de Israel; y en el Tercer Grado en  Eclesiastés, Capítulo 12:1-7 cuando se habla de las vanidades y se recuerda que el polvo vuelve a la tierra, que polvo somos y en polvo nos convertiremos 1/.

En cuanto a la Masonería Escocesa el ilustre historiador de la Orden, Manuel Sepúlveda Chavarría, señala que “la Biblia parece continuar sobre el altar de la Masonería Escocesa, en el centro del templo, destinada a solemnizar los juramentos que sobre él se prestan, pero no existe la apertura, en determinados lugares, a la usanza de los Grados Azules, lo que parece corresponder al simbolismo” 2/. El Libro permanece así cerrado sobre el ara.

Haga click aqui para continuar leyendo en formato PDF.

Anuncios