Preguntas y Respuestas 2013-7

¿Qué es y cómo debe de ser un verdadero masón?

Un caballero del derecho Noción exacta de lo justo y lo injusto un adalid de la sociedad hombre que aspira a poner en evidencia la verdad. Posee el ideal más puro de igualdad humana: “todos tienen derechos por igual”. Honra y practica la virtud, no condena, perdona, es misericordioso y manso. Odia el vicio, sobre todo la hipocresía y la mentira. Honra y practica el trabajo. Derechos, intrínsecos dentro de todas las clases de Humanidad. Ser un caballero es estar dispuesto a luchar por esto, por las personas que lo necesiten, no como algo superior, sino como iguales. Es verdaderamente un servido desinteresado. Fiel a su Orden y a su papel social.

Requisitos:

Hombre Libre Quien se deje guiar por la cólera, por sus oídos o por el egoísmo, no es un hombre libre. Tampoco “quien rinde culto a una concepción basada en un dogma” Sin la independencia del corazón y del espíritu no se puede ser un masón; la libertad intelectual, asegura la del juicio.

Tolerante La tolerancia fluye de la bondad y del espíritu de justicia. No le es lícito erigir una verdad absoluta a pesar de sus resultados y esfuerzos ¿Acaso no es la verdad algo relativo? ¿No es verdad que las teorías evolucionan por otras mejores?.

Eterno Investigador Deben investigar para entregar su aporte científico y moral, dentro de cada época para que el progreso guíe a las generaciones. Esta debe ser una paciente investigación por la verdad y el bien, que se base tanto en la duda como en la certeza. Dejando puertas para otras opiniones, ya que “la libertad de pensamiento es el único bien que jamás ha podido ser completamente arrebatado”. Que se encuentren en ellos la cortesía en actitud, el tacto en los argumentos, delicadeza en las explicaciones y que conduzcan a la reflexión.

El masón debe ser laico, no antirreligioso, no se prohibe tener un profundo estado religioso. Deber de tolerancia, filantropía y altruismo, que la organización les impone, para hacerla sentir en el mundo profano.

Obligaciones con la orden Fidelidad inconmovible con los principios, y reglas de  ésta, tomados con libertad plena en el acto de Iniciación, compromiso que no encadena, sino que libera. Respeto a las leyes, ante todo, a la del silencio, piedra angular y fuente de su fuerza. Esta ley impone prudencia y disciplina, dos cualidades esencialmente masónicas. Prudencia, ya que evita con frecuencia el error preserva de la temeridad en los juicios. Se asocia a disciplina para adorar el carácter de hombre sensato, disciplina como la entienden ellos, por el bien propio, de sus compañeros y la salvaguardia de la misma Orden.

Es su deber, conocer la historia de la masonería y comprender el significado de sus símbolos, aquel profano externo que va en contra de nosotros no lo juzgan, pero aquel masón que lo haga, será juzgando por que no conoce la historia ni la importancia de la Orden. El masón que no comprenda los símbolos, es porque no ha comprendido la importancia de los rituales y los símbolos que los han acompañado durante la historia de la Logia y que permiten el traspaso de ideales y principios de la Orden, haciendo posible que hombres de distintas razas, pueblos y países, sientan latir el corazón al unísono, con los compañeros de la Masonería.

“Aquellos que creen poder prescindir de los rituales y de los símbolos no han comprendido que con ello romperían el enlace magnífico que une a los Masones a través de las edades, que con ello destruirían la continuidad de la acción, la supervivencia de esfuerzos que nuestros templos conservan celosamente

http://html.rincondelvago.com/masoneria_2.html