José de San Martín

José Francisco de San Martín (Reducción de Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata, 25 de febrero de 1778, [actual Provincia de Corrientes, Yapeyú, Argentina] – Boulogne-sur-Mer, Francia, 17 de agosto de 1850) fue un militar rioplatense cuyas campañas fueron decisivas para las independencias de la Argentina, Chile y el Perú.

El 6 de diciembre de 1783, con aún cuatro años, y previa estadía en Buenos Aires, viajó a España con su familia, radicándose en la ciudad de Málaga.[1] Comenzó sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid y en la Escuela de Temporalidades de Málaga en 1786. Ingresó posteriormente en el ejército español haciendo su carrera militar en el Regimiento Murcia. Combatió en el norte de África y luego contra la dominación napoleónica de España, participando en las batallas de Bailén y La Albuera.

Con 34 años, en 1812, habiendo alcanzado el grado de Teniente Coronel, y tras una escala en Londres, partió a Buenos Aires, donde se puso al servicio de la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Se le encomendó la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo (que hoy lleva su nombre), el cual logró el triunfo en el Combate de San Lorenzo. Más tarde se le encargó la jefatura del Ejército del Norte, en reemplazo del General Manuel Belgrano. Entonces concibió su plan de emancipación sudamericana, comprendiendo que el triunfo patriota sólo se consolidaría al eliminar todos los núcleos realistas, es decir partidarios de mantener el sistema colonial, en el continente.

Nombrado gobernador de Cuyo, con sede en la ciudad de Mendoza, puso en marcha su proyecto: tras organizar al Ejército de los Andes cruzó la cordillera del mismo nombre y lideró la liberación de Chile, en las batallas de Chacabuco y Maipú. Luego, utilizando una flota organizada en Chile, atacó al centro del poder español en Sudamérica, la ciudad de Lima, declarando la independencia del Perú en 1821. Poco después se encontró en Guayaquil con Simón Bolívar, y tras una breve entrevista le cedió su ejército y la meta de finalizar la liberación del Perú. San Martín partió hacia Europa, donde murió el 17 de agosto de 1850.

San Martín y Bolívar son considerados los dos libertadores más importantes de Sudamérica de la colonización española. En la Argentina se lo reconoce como el padre de la Patria y se lo valora como el principal héroe y prócer nacional. En el Perú se lo reconoce como libertador del país, con los títulos de «Fundador de la Libertad del Perú», «Fundador de la República» y «Generalísimo de las Armas». El Ejército de Chile le reconoce el grado de Capitán General.

La carrera de San Martín en la fraternidad es la siguiente: fue iniciado masón en la “Logia Integridad” de Cádiz, dependiente de la “Logia Caballeros Racionales” No. 3 de esta ciudad. Allí recibió el tercer grado de la masonería simbólica, o sea el de Maestro Masón, el 6 de mayo de 1808. Participò luego, junto con Carlos de Alvear, de la “Logia Caballeros Racionales” No. 7 de Londres. Ambas organizaciones respondían a la inspiración liberal española, y francesa iluminista. Cuando el Libertador fue designado general en jefe del Ejército de los Andes por decreto del 1 de agosto de 1816, “fundó de inmediato la Logia Ejército de los Andes, y asumió el cargo de Venerable Maestro”. Hasta aquí citamos “Asambleas Constituyentes Argentinas 1813-1898”, Buenos Aires, 1939. Es sabido que, en su madurez, radicado en Bruselas, San Martín perteneció a la Logia “La Parfaite Amitié”. Esta identidad masónica fue uno de los pocos datos permanentes de su vida.